Género

Mujeres mexicanas

las “Patronas” que ayudan a migrantes

Cuando hace 19 años dieron la primera bolsa de pan a un hombre hambriento a bordo de “La Bestia”, el tren que cruza México hacia la frontera de EEUU, Norma Romero Vásquez y sus hermanas no sabían que iban a convertirse en defensoras de los derechos humanos. Ese simple instintivo acto de bondad llevó a la creación de Las Patronas, un grupo de 40 mujeres de Veracruz, que por puro amor al prójimo desde 1995 han alimentado a cientos de miles de migrantes que diariamente pasan por su comunidad montados en “La Bestia” -el tren de la muerte como lo llaman-, en su peligrosa travesía desde el Sur hacia el Norte de México para alcanzar el sueño americano. Mujeres que se despiertan temprano cada mañana para cocinar más de 150 porciones de alimento diariamente y han podido construir una red de solidaridad a nivel nacional que les permite preparar 20 kilos diarios de arroz y frijol, además de algunas conservas, tortillas, frutas y pasteles que reparten en bolsas a migrantes hambrientos y sedientos. Nunca se imaginaron que por esa labor se convertirían en ejemplo e inspiración. Tampoco que recibirían el Premio de Derechos Humanos el 2013 de las manos del Presidente, al que en lugar de agradecerle, le reclamaran con valor que se ocupe del drama de los migrantes centroamericanos indocumentados.

El tema de la migración es una realidad grave en México, partiendo de los factores que la originan hasta los terribles peligros a los que se enfrentan decenas de miles de indocumentados, muchos de los cuales en su ruta son secuestrados, robados, violados, asesinados o recrutados por el crimen organizado. En su mayoría son jóvenes víctimas de la pobreza, la corrupción y la violencia extrema que el narco y las pandillas infligen en Centroamérica convirtiéndola en una de las regiones más violentas del mundo. Las Patronas, simples mujeres del pueblo que esperan la llegada del tren armadas con comida y sembrando la semilla del humanismo, son sus ángeles guardianes y como dice su líder Norma Romero Vásquez no desean otra cosa más que su labor ya no sea necesaria.

Ve además:

Cómo asumen su trabajo: