Temas Sociales

El sueño de Eduardo

https://www.youtube.com/watch?v=sAS9KPbmCH8[/su_youtube autoplay=yes]
  Cooperar Perú es un proyecto que nace gracias a Eduardo Waynamarca, un joven peruano que se propuso llevar a la práctica un sueño: crear un espacio educacional, social y cultural en una comunidad de la periferia de Cusco. Lo que empezó como un trabajo de final de estudios se ha convertido en una asociación que lleva desde el año 2010 trabajando por los niños de la comunidad de Tankarpata, a las afueras de la ciudad más turística del país. Este proyecto nació con la vocación de hacer llegar también los beneficios del turismo a zonas marginadas de la ciudad, tras observar cómo a pesar de la creación de empleo y riqueza en el centro de la ciudad, eran muchas las personas que todavía vivían en situaciones de pobreza y vulnerabilidad social, sin que su situación mejorara con el desarrollo turístico de Cusco.
 
   “Por esta ciudad pasan miles de personas cada año, extranjeros y nacionales peruanos que se acercan a conocer Cusco y Machu Picchu. Sin embargo, los niños que viven en Tankarpata muchas veces no pueden ni siquiera soñar con acercarse a una de las grandes maravillas del mundo, a pesar de tenerla a pocos kilómetros. Esto es profundamente injusto, así que desde Cooperar Perú hacemos todo lo posible por mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la comunidad”- nos cuenta su fundador. El proyecto se dedica principalmente a actividades de refuerzo escolar, actividades culturales y de educación no formal, y acciones de sensibilización en hábitos de higiene y sanitarios para los menores.
 
    Al mismo tiempo, también pone el foco en los adultos de la comunidad, realizando talleres de educación afectivo-sexual, asambleas con las mujeres y realizando actividades que fortalezcan el sentimiento comunitario y los lazos de solidaridad entre los habitantes. Otro de los objetivo s del proyecto es mejorar servicios básicos de la comunidad tales como la recogida de basuras o el acceso al agua potable.
El proyecto está abierto a voluntarios de todo el mundo que quieran participar, y su financiación procede del hostal “Caja Mágica” en el barrio de San Blas-en el centro de Cusco- así como de donaciones particulares y eventos de recaudación de fondos.

(assina o artigo)
María Rosón Sánchez
OLBIOS Correspondent Spain